EL BUSCADOR DE QUILMES

domingo, 23 de noviembre de 2008

LA BIOGRAFÍA DE RAFAEL CORTIJO

Rafael Cortijo Verdejo nació el 11 de diciembre de 1928 en la Calle Colón de la parada 21 abajo, en Santurce, Puerto Rico. Desde niño mostró habilidades especiales para la música y ya, a los nueve años, tocaba un bongó hecho de lata de leche Klim que le fabricó su primo.

Así fue aprendiendo con otros compañeros músicos en talleres improvisados y en rumbas callejeras, sin realizar nunca estudios de música formales.

Su familia lo castigaba porque no quería hacer otra cosa que tocar su "bongó" en los bailes y fiestas del vecindario cangrejero.

Un día su padre le regaló una guitarra que nunca habría de tocar, pues lo que le interesaba era la percusión.

Casi siempre lo espantaban de los toques de bomba y plena, pero él regresaba y se colaba con sus tamborcitos de latas de manteca vacías, hasta que a la larga le enseñaron algunos trucos.

Una tarde, tocando con Miguelito Valdés "Mr. Babalú", éste le dijo que su estilo con la tumbadora era único y eso lo envalentonó. Continuó dándole duro a los cueros y pronto llegó a acompañar al Trío Matamoros en la vieja emisora WNEL.

De joven transitó por varias agrupaciones musicales, entre éstas el Conjunto de las Hermanas Sustache, el Grupo de Monchito Muley, la Orquesta de Parques y Recreos, la Sonora Boricua, Miguelito Miranda, Frank Madera y el Grupo de Mario Román.

Formalmente incursionó en la música en 1942 como bongocero del Conjunto Monterrey, de Juan Palm (Mentokín). Posteriormente ingresó a la Sonora Boricua, pero debió abandonarla para cumplir con el ejército norteamericano, dejándole el espacio suplente a un amigo, el cantante Daniel Santos.

Su gran oportunidad surgió en 1954 mientras se desempeñaba como conguero en el combo del pianista Mario Román, en el sector de la Marina en San Juan. Román tuvo que ausentarse de la Isla y le cedió el combo y el contrato a Cortijo, quien reemplazó al pianista con Rafael Ithier y consiguió el cantante oficial de la Orquesta Panamericana, Ismael Rivera, para una serie de grabaciones con el sello Seeco.

En aquellos días Ismael ya había pegado el éxito "El charlatán" con la Panamericana. Así que al grabar "El bombón de Elena" con Cortijo y su Combo el éxito fue inevitable. Su particular estilo de cantar - típicamente cangrejero - se acopló de inmediato al ritmo de la agrupación de su compadre Cortijo. Y juntos alcanzaron la gloria internacional interpretando, cantando y bailando bomba y plena en la más auténtica de sus versiones.

Entre los años 50 y 60 popularizaron grandes éxitos, entre ellos "Quítate de la vía, Perico", "Maquinolandera", "El negrito bembón", "En un solo pie", "Tuntuneco", "Con la punta del pie", "Yo no quiero piedras en mi camino", "Saoco" y otros legendarios temas.

La primera versión de Cortijo y su Combo se estableció en 1954 y duró hasta 1962, cuando, en medios de una crisis interna, varios de sus exponentes siguieron a Rafael Ithier para formar parte de un nuevo experimento musical que llegó a llamarse El Gran Combo.

En televisión tuvieron su espacio en "La Taberna India", "Jueves de Boby Capó" y su show diario por Radio El Mundo. Alternaron con las orquestas y músicos más solicitados en los salones de baile de la época, en carnavales y plazas, entre éstos Vicentico Valdés, Joe Valle, Xiomara Alfaro, Panchito Riset, El Trío Vegabajeño, así como con Machito y sus Afro Cubans en el prestigioso Palladium Ball Room de Nueva York.

Con Benny Moré tocaban en dos y tres espectáculos diarios. Muchos músicos internacionales procuraban grabar con su orquesta, entre éstos, Rolando Laserie y Nelson Pinedo.

La salsa, que llega hoy a los más sofisticados salones internacionales interpretada por reputadas orquestas, tuvo su precursor en Cortijo, artista de grandes presentaciones en Centro y Sur América, y en importantes centros de Estados Unidos.

Recibió un sinnúmero de distinciones, entre éstas un Guaycaipuro de oro en Caracas, Venezuela, como orquesta extranjera más popular en ese país. Se le considera el creador del nuevo concepto de combo, con dos trompetas y dos saxofones.

Una de sus mayores aportaciones al folklore musical puertorriqueño fue "ponerle frac a la bomba y plena", al decir de Ernesto Vigoreaux, presidente de la Asociación de Compositores. Con él y su "bonche" los ritmos afroantillanos alcanzaron resonancia internacional y llegaron al sitial que merecían.

En sus cerca de 40 discos Cortijo y su Combo popularizaron varias composiciones del maestro Don Rafael Cepeda, entre éstas "El bombón de Elena", que fue un hit en Francia y España, "Juan José", "Cuembe, na' más", "María Teresa" y otras. Como vocalista popularizó el número de Tite Curet Alonso "Sorongo" en 1970. Su retrato figura en el Salón de la Fama de París, de donde eran sus abuelos.

Durante sus 25 años de carrera musical ayudó a formar una cantera de músicos y artistas alrededor suyo. Cortijo marcó una nueva era de progreso para músicos y ritmos tratados con indiferencia, peyorativamente denominados 'menores' o 'conjuntos', particularmente en Estados Unidos. El apelativo de 'combo' era en sí un apócope de la palabra 'combination' y los músicos norteamericanos de jazz lo usaban para describir a los grupos pequeños. Cortijo aceptó el reto y así le llamó al conjunto de bomba y plena que los transportaría a la fama internacional.

Su combo le brindó mejores condiciones a instrumentalistas y cantantes que antes apenas si ganaban diez o doce dólares por baile. Cortijo y su Combo participaron en varias películas, entre éstas "Calypso" de Rossi y con Harry Belafonte de protagonista; en la producción italiana "Mujeres en la noche"; y en "Maruja", protagonizada por Marta Romero.

Su última presentación ante las cámaras de televisión fue el 1ero. de agosto de 1982 a través de Teleluz.

Cortijo falleció el domingo 3 de octubre de 1982 a causa de un cáncer en el páncreas y el hígado, tras una operación realizada dos meses antes. Sus restos fueron expuestos en la sede del Instituto de Cultura Puertorriqueña y posteriormente en el Centro Comunal del Residencial Luis Lloréns Torres, en Santurce, donde se le rindió un homenaje de pueblo al ritmo de bomba y plena; acontecimiento cultural que hábilmente recreó el escritor boricua Edgardo Rodríguez Juliá en su memorable crónica "El entierro de Cortijo", y que también fue filmdo por la Cinemateca Nacional de Venezuela.

En una procesión multitudinaria, su cuerpo fue sepultado en el camposanto El Seboruco de Villa Palmeras, en Santurce, donde también descansa su compadre Ismael Rivera y Pellín Rodríguez.

Murió sin poder asistir al Festival de Bomba y Plena que se le dedicó póstumamente unos días después.

La Salsa es ritmo afroamericano, La Salsa es cadencias de Jazz, La Salsa es hacer hervir TU sangre. ¡¡¡Para Llamarse "SALSA" Hay Que Poder Hacer Bailar Hasta A Los Muertos!!!